Muchas son las personas que me agradecen diariamente que mis mensajes les llegan en los momentos más oportunos.

Yo  les respondo que los mensajes siempre han estado allí, simplemente ahora tienen el estado de consciencia óptimo para verlos y atenderlos.

Es más, podría decirte, sin temor a equivocarme, que ya somos las señales.

Te lo explico en el programa 54 de “Subiendo Peldaños”.

Leave a Reply